• Mario Alegre-Barrios

A una semana del homenaje a Ernesto Cordero


Todo está listo para que este lunes comiencen los ensayos en ruta al concierto Clásico y Antillano, con el que se rendirá tributo al maestro compositor y guitarrista Ernesto Cordero en la coyuntura de su septuagésimo cumpleaños, homenaje que se materializará el sábado próximo -3 de septiembre- a partir de las 7 de la noche en la Sala Sinfónica Pablo Casals del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré con un programa integrado en su totalidad por obras de su autoría, con un elenco integrado por la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico -dirigida por el maestro Maximiano Valdés-, el violinista Omar Velázquez, los guitarristas José Antonio López y Carlos Rodríguez-Quirós, la oboísta Frances Colón, el Orfeón San Juan Bautista -dirigido por Daniel Tapia Santiago y Guarionex Morales Matos-, el barítono Ricardo Rivera Soto y la actriz Iliana García como narradora.

El programa diseñado para esa noche, cuyos recaudos serán destinados a nutrir el fondo para la nueva antena de WIPR Allegro 91.3, consta de: Mariandá, 2010. (Noche, amanecer y celebración de Borinquen); Concertino tropical para violín y orquesta, 1998, con Omar Velázquez, como solista; el Concierto antillano para guitarra y orquesta, 1983, con José Antonio López, como solista; el estreno mundial de la Suite concertante, Tres bocetos criollos para oboe y orquesta, 2015, con Frances Colón, en el oboe; y La garita del diablo: Cantata para bajo, guitarra, narradora, coro y orquesta, 2013, con el Orfeón San Juan Bautista, el bajo Ricardo José Rivera Soto, el guitarrista Carlos Rodríguez-Quirós e Iliana García como narradora.

“Ernesto y yo tenemos una amistad de muchos años y durante el tiempo que llevo como director de la Sinfónica le hemos encomendado algunas obras, explica el maestro Maximiano Valdés. “Hablé con Ernesto no hace mucho y en la conversación me mencionó lo de su cumpleaños. Luego de terminar la charla, pensé que esa era la coyuntura perfecta para celebrarlo. Le dije que conseguiría alguna fecha. La temporada ya estaba planificada pero movimos algunas cosas en la agenda y finalmente pudimos dedicarle este concierto monográfico, como reconocimiento a su trabajo y a su trayectoria. Así fue como partimos y, más tarde, WIPR se unió a la iniciativa, ampliando el alcance del proyecto considerablemente”.

El maestro Valdés añade que “esto es una idea muy positiva”. “Los países tienen que festejar a sus creadores en todas las disciplinas”, asevera. “Y espero que este sea el primero de una serie de conciertos que hagamos para homenajear a otros compositores puertorriqueños, alrededor de algún momento importante de sus vidas. La Orquesta Sinfónica de Puerto Rico está subvencionada por el estado y este tipo de conciertos son parte de nuestra misión. “Sé que Ernesto está un poco nervioso, pero sé también que será una linda noche para celebrarlo. Esperamos que esa sala esté totalmente llena”.

“Es un gran honor participar en esta celebración de los 70 años del maestro Cordero quien, de hecho, no representa esa edad”, señala el maestro Omar Velázquez, el nuevo concertino de la OSPR. “ Su Concertino tropical para violín y orquesta es una pieza sumamente musical y agradable, como toda su obra”, señala. “Es muy idiomática para el violín y muy virtuosa. El maestro Cordero es uno de los compositores más eminentes de Puerto Rico y sus obras se tocan en todo el mundo. A la gente le va a encantar esta pieza del maestro quien, además de ser un gran artista, es una gran persona. Es un hombre muy ameno y alegre… a gusto compartir con él”.

“Cuando me convertí en la oboísta principal de la Sinfónica en el 2007, asumí también la responsabilidad de desarrollar el repertorio de compositores puertorriqueños para el oboe”, explica por su parte la doctora Frances Colón. “De ahí nació una comisión compartida al maestro Roberto Sierra que resultó en el Concierto para dos oboes y orquesta, estrenado ese mismo año y que eventualmente grabé en Praga como parte del disco ‘Global Reflection’. Al maestro Ernesto Cordero lo veo con frecuencia, él es asiduo asistente a los conciertos de la Sinfónica y se toca mucho su música. Un día del 2014, mientras conversaba con él de la vida, le pregunté si estaba interesado en escribir una obra para oboe y orquesta, me dijo que sí y comencé a buscar los recursos para esta comisión, que fue hecha en partes iguales por la Sinfónica y esta servidora”.

"Que el estreno mundial se haga en el marco de su homenaje, es mágico. Él quería publicar el concierto y yo me ofrecí a ayudarlo con la casa más importante en Estados Unidos para música de oboe”, añade Frances. “El responsable me dijo que no estaba tomando nuevos trabajos, pero me pidió que le explicara de qué se trataba. Le dije la importancia de esta obra, y al final accedió a publicarla. Al igual que hizo Roberto Sierra con su obra, ahora el maestro Ernesto Cordero me ha dedicado esa obra, su primera para oboe y orquesta, sin duda alguna un honor inmenso continuar haciendo patria con proyectos como éste. Cuando escuché la obra me impresionó darme cuenta lo lírica que era y que literalmente hubiese sido escrita especialmente para mí. Cuando me reuní con él para tocársela, le comenté esto y le dije que él entiende muy bien como yo toco. El me miró y me respondió, ‘es que yo llevo muchos años escuchándote y apreciándote tocar’. Y eso se va a poder constatar en este estreno”.

El maestro José Antonio López asevera que “el Concierto Antillano es una de las obras más virtuosas del repertorio guitarrístico”. “Su música es muy hermosa logrando combinar un refinado diálogo entre la guitarra clásica y la orquesta sinfónica, aunque en ocasiones es la guitarra la que conversa con sí misma”, dice. “Los contrastes de sus tres movimientos representan un perfecto balance entre la demanda técnica de parte de la guitarra como en la exposición de elementos estéticos en la parte orquestal. De esta manera, el compositor Ernesto Cordero produce un resultado excelente para el oyente pues combina de manera magistral el virtuosismo de la guitarra con el lirismo orquestal”.

“El Concierto Antillano, además de haber sido grabado por importantes concertistas de la actualidad, se ha utilizado como obra requerida en los concursos de guitarra de mayor relieve en Europa”, añade el maestro López. “Para muchos entendidos, el Concierto Antillano es uno de los principales conciertos de toda la literatura para la guitarra de concierto. En mi carácter personal confieso que uno de los mayores retos, y a su vez placeres, que me ha dado la vida como concertista de la guitarra ha sido la interpretación del majestuoso y virtuoso Concierto Antillano. Como todos sabemos, un punto trascendental en la carrera de cualquier guitarrista profesional se logra con la interpretación del Concierto de Aranjuez del célebre Joaquín Rodrigo. Sin embargo he tomado la decisión de especializarme en la interpretación del Concierto Antillano. En el año 2000 lo grabé en disco compacto y desde entonces me he dedicado a un estudio riguroso de todos sus detalles con el compositor, el maestro y apreciado amigo Ernesto Cordero.

Para el guitarrista Carlos Rodríguez-Quirós, participar en este concierto “es una bendición inmensa”. “Es también una alegría poder celebrar la vida y obra del maestro Ernesto Cordero”, señala. “La Garita… es un retrato perfecto de nuestra cultura puertorriqueña, una leyenda que el maestro ha sacado de los libros de texto para darla al mundo en un formato universal. Al hacerla música la ha inmortalizado. La guitarra canta y brilla en esta obra. Es un sueño poder tocar una vez más, en mi tierra con una orquesta, coro y grandes artistas, esta maravillosa obra”.

Por su parte, Daniel Alejandro Tapia Santiago -codirector del Orfeón San Juan Bautista- comenta que para todos los miembros de esta agrupación “es un honor en participar de este importante reconocimiento a una de las figuras cimeras de la escuela nacionalista de composición en Puerto Rico”. La cantata La Garita del Diablo es una obra, de sonoridades neo-barrocas, impresionistas y folcloristas, que se basa en la célebre leyenda de don Cayetano Coll y Toste”, explica. “En emulación de los coros griegos, el Orfeón funge como personaje colectivo que reflexiona y comenta sobre la intrigante trama de misteriosas desapariciones alegadamente ocurridas en este punto vigía del Castillo de San Cristóbal”.

Los boletos -a $40 en todas las localidades- están disponibles en WIPR (787.250.6682) / CBA (787) 620.4444) y TicketPop (787) 294.0001)

(Mañana: mi entrevista al maestro Cordero, una mirada a su vida)

#Cordero #música #guitarra #Sinfónica

82 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.