• Mario Alegre-Barrios

El contrabajo y el tango de romance con la Orquesta Sinfónica de P.R.


CON UN PROGRAMA que se aparta de la norma –por algo es parte de la serie de conciertos especiales– este sábado a las 7 p.m. continúa la temporada de abonos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, oferta que tiene como hilo conductor una suerte de tributo al contrabajo y al tango.

Con el maestro Maximiano Valdés en el podio, el elenco del programa titulado “Del Clásico al Tango en Puerto Rico” reúne un elenco integrado por el contrabajista José García, el violinista Omar Velázquez –concertino de la OSPR–, Francisco Figueroa en el acordeón e Ivonne Figueroa en el piano. Además, Fidel Guerrero, bailarín argentino, tendrá a cargo la parte bailable del concierto.

-Tocar en este programa para mí es un placer y un honor… hace unos veinte años que no se hacía un concierto sinfónico de envergadura con el contrabajo como parte importante del repertorio –dice el maestro José García, quien ocupa la primera silla en la sección de ese instrumento en la OSPR–. El maestro Valdés, de una manera muy estimulante y afectuosa me ofreció tocar en esta temporada, como parte de ese gesto habitual que permite que las sillas principales de la Sinfónica sean solitas con la Orquesta.

En respuesta a la invitación, el maestro García decidió aprovechar la oportunidad “para tocar música nueva”.

–El “Divertimento Concertante” de Nino Rota nunca se ha tocado en Puerto Rico… se estrenó en el año 1971 y este será su primicia en la Isla –explica García–. Es un gran concierto, muy bien escrito y con diferentes tipos de emociones.

Con 20 años en la OSPR y 17 como primer cotrabajista, el maestro García añade que ha tocado como solista con la orquesta en varias ocasiones, pero que la de este sábado es, sin duda, la más especial.

–Es parte de la temporada y tocaremos, además de la obra de Rota, otro repertorio que no es precisamente “clásica”, pero que sí fue compuesta para el instrumento –añade el contrabajista–. Mi historia con el contrabajo le pasa mucho a los jóvenes: yo estudié en una escuela de música y no había quien tocara el contrabajo en la orquesta… y me escogieron a mí para que estudiara este instrumento. Me animaron con el argumento de que tenía “mucha salida” para vivir de él. No fue fácil, pero me entusiasmé… y cuando me di cuenta, nuestra relación ya era entrañable.

Al explicar la importancia del contrabajo, no solo como solista, sino como parte de la orquesta, el maestro García señala que “sus funciones sin varias”.

–Para empezar, el ritmo, porque el contrabajo sostiene la sección de cuerdas en el tempo en el pulso –apunta–. Solemos tener la base rítmica de las piezas. También es importante por la base armónica: es el instrumento de cuerdas más grave y da la nota fundamental de lo que está sucediendo musicalmente. Manteemos la armonía y proveemos la profundidad y gravedad en la partitura, tan importante en muchas ocasiones.

Por su parte, el maestro Valdés explica que, como parte de la temporada, se concibieron cuatro programas especiales, pero que desgraciadamente se eliminaron dos a causa del huracán María.

–La idea de este concierto era “de lo clásico a lo popular”, para atraer a un público que viene a escuchar un género popular, pero llevándolo antes a escuchar elementos de ese género popular en un contexto clásico –acota–. Se pensó hacer en el jazz y en la guitarra. Lo haremos con el tango. Yo hablé con José sobre la obra de Nino Rota y decidimos programarla. Mientras conversábamos, surgió la posibilidad de ir a ciertas piezas en las que el contrabajo tiene un papel fundamental en el mundo del tango… tenía intención de hacer un tango de Stravinsky, pero se me quedó en el tintero porque alargaba demasiado el programa.

El maestro Valdés añade que, ya con este mapa, “la idea era hacer una parte sinfónica y otra camerística, con varios artistas convocados por José para hacer varios de los tangos más populares, desde los más tradicionales hasta los de Piazzolla”.

–Mandamos a buscar los tangos tradicionales y más famosos y no los encontramos, tuvimos que buscar quien los orquestara –señala–. Gracias a Sandra, que trabaja en la orquesta, conseguimos a algunas parejas para que bailen durante varios de los números. El contrabajo es el instrumento solista durante todo el programa.

–Es una travesía musical a través de la historia del tango –interviene García–. Vamos a cubrir la era de oro de este género, desde Gardel, y la nueva, con Piazzolla y sus contemporáneos.

Los boletos están a la venta en Ticketpop en el (787) 294-0001 y en el Centro de Bellas Artes en el (787) 620-4444.

#contrabajo #música #Maximiano #tango

0 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.