• Mario Alegre-Barrios

El arte de reimaginar la vida luego del medio siglo


LLEGAR A LOS 50 años de edad marca para muchas personas una coyuntura para la reflexión, no solo por lo que implica desde una perspectiva eminentemente cronológica, sino también por todas las consideraciones emocionales, culturales y sociales que plantea asumir que ya se lleva medio siglo en el mundo de los vivos y que el resto del camino casi seguramente será bastante más corto.

Y lo mismo sucede a los 60, a los 70 y a los 80, como parte de una sociedad que estereotipa la madurez añejada y la estigmatiza como sinónimo incuestionable de inutilidad, de improductividad, de carga, de lastre, de lástima, de senectud, de senilidad, de decrepitud, de decadencia y de ruina, cuando la realidad es que esa madurez reposada ha derivado en su paradigma contemporáneo hacia una realidad mucho más viva y vibrante que la que imperaba en la época de los abuelos de los que somos abuelos ahora.

Ser mayor de 50 –o de 60, 70 u 80– en la segunda década del siglo 21 no tiene por qué ser una llaga, no tiene por qué ser una sombra, no tiene por qué ser un estorbo, no solo para tener una vida plena y productiva, sino también para ser referentes inspiradores para una sociedad que tanto necesita aprender de la experiencia, para una sociedad que tanto necesita apoyarse en quienes hemos andado hasta aquí un camino en el que ya antes ha habido obstáculos y espinas tan intimidantes como los de ahora.

Anclada a esta realidad incuestionable, la entidad AARP Puerto Rico ha reclutado al maestro Antonio Martorell y a la actriz Cristina Soler para articular el proyecto Reimagina tu vida, cifrado en una seria de conversatorios alrededor de la Isla para ofrecer desde sus respectivos ejemplos testimonios que desmontan ese anacrónico cliché que intenta imponer a la vejez límites que nada tienen de vigentes.

Y como se trata de romper con paradigmas, una breve digresión “en voz alta”: En su origen, AARP es la sigla del nombre de la organización fundada como American Association of Retired Persons, o Asociación Estadounidense de Personas Retiradas, lo que de origen plantea una contradicción con el espíritu que esta entidad pretende estimular, de que uno solo se retira cuando deja de vivir, nunca antes, nunca cuando simplemente deja de percibir un salario de un empleador.

De hecho, Toño Martorell dice que tampoco le gusta la sigla de A-A-R-P. “Es como un tartamudeo”, dijo el artista esta mañana durante el anuncio del conversatorio.

– “Yo prefiero decir ¡AARP, AARP! como ladrando, fuerte, porque eso es lo que necesitamos hacer nosotros los súper adultos que tenemos un súper coraje porque no se nos considere como lo que somos: gente que somos más adultos que los demás y queremos y necesitamos seguir aportando a esta sociedad por que tanto hemos trabajado toda la vida– expresa–. Así que hay que ladrar ¡AARP, AARP! para que nos oigan. Y no es que ‘perro que ladra, no muerde’, porque este perro ladra y muerde”.

Por su parte, Cristina Soler sostiene que “nos reinventamos en cada segundo de nuestras vidas” y que nunca se ha rodeado “de personas que piensen que la vida termina a cierta edad necesariamente”.

–Para mí los números no determinan absolutamente nada, todo lo contrario –dice–. Cuando uno ya cumple cierta edad, que ha criado, que ha cuidado o lo que uno haya escogido hacer, es cuando más cerca está de uno mismo, si es que ha preparado el terreno para eso, o tiene la posibilidad de hacerlo. Es tiempo para dedicarse más a uno, de una manera más real, asertiva y consistente, sin pensar ya tanto en tener que complacer a otros. Es tiempo para descubrir y para fijar la atención en nuestra atención, con un mundo maravilloso de posibilidades. Con este proyecto deseo compartir mi óptica, mi visión de vida, que es de búsqueda, de cercanía a la tierra, de vivir de una manera plena y alejada de esa vida tan material que lo que hace es agotarnos y hacer que se nos escapen las cosas que realmente tienen valor.

Toño asevera que, en las circunstancias que vive actualmente el país, reimaginar la vida ”es más fundamental que nunca”.

–Nos reimaginamos o desaparecemos –sentencia–. Los que compartimos este edad, que de “dorada” no tiene nada y sí de “adorada”, porque si no nos queremos a nosotros mismos, ¿quién nos va a querer? tenemos que-hacer… esta palabra compuesta maravillosa. ¿Y qué hacer? Pues lo que queramos, lo que responda a nuestras necesidades individuales y de pueblo, ¡reinventarnos!, que es ahora o nunca, porque se nos está haciendo tarde porque el futuro ya llegó, está aquí y es nuestro para cambiar lo que se necesita cambiar.

–Y reinventarse es una manera distinta de ver las cosas –dice Cristina–. Es abrirse a un mundo nuevo de posibilidades. Es redescubrir la pasión.

Respecto a los conversatorios que se avecinan y que son completamente gratis –el primero este domingo 4 de junio de 3 a 5 p.m. en el Club Deportivo de Ponce, y el siguiente, el domingo 25 de junio en el mismo horario, en el Salón Imperial, en el Barrio Palmer de Aguadilla, detrás de la Universidad Interamericana– los artistas aseveran que habrá, para empezar, mucha alegría.

–Quienes nos acompañen, se van a reír –señala Cristina–. El humor es un ingrediente importante, sin eso, para ningún lado es que vamos.

–Y compartiremos experiencias –añade Toño–. Recordaremos, pero no se tratará de una reunión de nostalgia. Es solo saber lo que ha pasado para poder reflexionar sobre nuestras nuevas circunstancias, es pensar en aquello que por años aplazamos, es aquel proyecto para el que ahora es el momento, es el tiempo que tenemos por delante. Se trata de ver ese tiempo como algo esperanzador y no de derrota, como nos miramos nosotros y no como nos miran los demás, los que tienen menos edad, menos experiencia y menos saber.

–Una vez culminada una etapa en la vida, muchos adultos mayores se plantean la interrogante de qué deben hacer ahora, y ante esa encrucijada la respuesta se basa en visualizar nuevas posibilidades para hacerlas realidad –señala el director estatal de AARP Puerto Rico, José Acarón–. Para iniciar un nuevo capítulo en nuestras vidas necesitamos inspiración, para visualizar el camino recorrido y las nuevas oportunidades, creativas, fuera de lo tradicional, para dar un giro a lo que hemos hecho toda la vida. Tanto Cristina como Toño son prominentes figuras del arte, que compartirán sus historias y sus experiencias para darnos herramientas de reinventarnos. Cristina, es una maestra del teatro y de la televisión, mientras que Toño es una de las figuras más prominentes de las artes, con una carrera vibrante que se reinventa constantemente. A través de sus relatos de exitosas experiencias, estos dos talentos nos darán herramientas para ayudarnos a ver las cosas desde nuevos ángulos para imaginar nuestra vida de manera distinta, más activa, con creatividad, para alcanzar logros en una nueva etapa de vida.

Acarón agrega que además de estos conversatorios –a los que pueden asistir personas de todas las edades– AARP también lleva a cabo talleres ofrecidos por la escritora y motivadora Maya Valle, que son efectivos para cualquier persona en momentos de transición en su vida, sin importar la edad.

–Lo primero que intentamos hacer es hablarle al adulto mayor o “súper adulto” para que tome conciencia de su realidad y deje de verse como una persona pasiva –dice–. Asimismo, se trata de que los que tienen menos edad aprendan a mirarnos de otra manera, sin el estereotipo de inutilidad tan asociado a la llamada “vejez”.

Maya Valle comenta que ella tiene “73 años y he tenido una vida muy hermosa y no quisiera volver atrás, sino seguir adelante… volver atrás, ¿para qué?”.

–Hay tanto todavía por hacer, por vivir, por compartir y también tanto por aprender –dice–. Nada me ilusiona tanto como reimaginarme, como reinventarme. Cuando José (Acarón) me pidió que fuera a adiestrarme para dar estos maravillosos talleres de AARP, fue una bendición. Cada vez que paso y doy un taller, aprendo nuevas cosas que me transforman. Y sé que todavía me falta. Ver la vida de esta manera es una fuente de disfrute inmenso.

–Es impostergable mirar la edad desde otra perspectiva –sostiene Acarón–. La edad está desafiando el derecho en Puerto Rico, está desafiando la salud, está desafiando la educación. Por esto estamos llevando a varias sociedades profesionales del país nuestro mensaje. No podemos seguir con los estereotipos.

Para más información sobre estas charlas los interesados pueden comunicarse al (787) 296-3009. Para registrarse, llamar al 1-877-926-8300.

Calce foto: Desde la izquierda: María I. Colom, directora estatal asociada de AARP; Maya Valle, Antonio Martorell, Cristina Soler y José Acarón, director estatal de AARP.

#Soler #Martorell

0 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.