• Mario Alegre-Barrios

Clásicos cinematográficos hoy con la Sinfónica


LA ONDA EXPANSIVA creada por el éxito extraordinario de la serie de conciertos con la música de John Williams para la saga fílmica de Star Wars –con la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, bajo la batuta del maestro Rafael Enrique Irizarry, su director asociado– tuvo la virtud, entre otras cosas, de llevar a la sala de conciertos a un público que no solía visitarla y también a un público joven sin el cual es imposible la vital renovación de la audiencia sinfónica.

Esa intención se hace de nuevo presente en Al Cine / Clásicos Inolvidables, programa que la OSPR presenta esta noche a partir de las 7 p.m. en la Sala Sinfónica Pablo Casals del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, con el maestro Maximiano Valdés –su director titular– en el podio. El repertorio incluirá composiciones de Nino Rota y otros grandes compositores, con las bandas sonoras de películas como El Padrino, E.T., Lo que el viento se llevó, Dr. Zhivago, Ben Hur, Amarcord, Romeo & Julieta, Los siete magníficos, El gatopardo, La montaña de cristal y El halcón marino. Participa también un coro dirigido por la profesora Jo-Anne Herrero.

–Esta es una iniciativa que nace a raíz del éxito que tuvieron los conciertos con música de John Williams para Star Wars y vimos la enorme afluencia de público –dice el maestro Valdés, poco antes del ensayo de anoche–. Poco a poco empezó a llegar la idea de que este es un repertorio que vale mucho la pena planificar y presentar, sin circunscribirlo a las películas más modernas y de mayor éxito. En esto fue fundamental el apoyo del maestro Rafael Enrique Irizarry, director asociado de la orquesta, quien con su enorme y larga experiencia en música cinematográfica, fue de mucha ayuda para acercarme a muchas partituras que yo no conocía y que forman parte de este concierto.

El maestro Valdés añade que –debido a su extensa trayectoria como músico clásico sinfónico– se inclinó hacia partituras que tuvieran esa característica, de películas más tradicionales y que han quedado en la memoria colectiva.

–Todas las partituras que interpretaremos son muy cercanas a la música sinfónica tradicional –explica–. La primera parte la dedicamos exclusivamente a obras de Nino Rota, una persona que se dio a conocer a los 12 años de edad en Milán, cuando compuso su primer oratorio. Recibió una instrucción rigurosísima en música clásica y entró a la música de cine desde la música en la que él se formó, como la de Puccini, por lo que todo el ‘melodismo’ italiano está en sus partituras. Por ejemplo, El gatopardo es la más emblemática y quizá la más cercana para mí, ya que yo estudié con Franco Ferrara, a quien recuerdo grabando obras de Nino Rota hasta las últimas películas de Fellini, a quien conocí personalmente mientras yo estudiaba en Roma. En alguna ocasión cené con él, un hombre taciturno con un gran interés por Sudamérica.

De Rota son también las bandas sonoras de clásicos como Romeo y Julieta, El Padrino, La montaña de cristal y Amarcord. Luego del intermedio, la OSPR ofrecerá selecciones de largometrajes como E.T., Lo que el viento se llevó, Dr. Zhivago, Ben Hur, Los siete magníficos y El halcón marino.

–Con el final del año en el horizonte y a medio camino de su octava temporada como director musical de la OSPR, ¿que reflexión hace, maestro?

–Este es un momento para el país en el que se deben reafirmar las instituciones que lo definen como tal y la actividad musical sin duda es uno de los grandes pilares de la cultura puertorriqueña –asevera–. Ahora que hay una Junta que va a vigilar el presupuesto general de la Isla, yo espero y confío que instituciones tan importantes y antiguas como la nuestra sean no solo respetadas, sino reafirmadas en su papel y apoyadas económicamente para su subsistencia.

#Sinfónica #música #cine #Maximiano

79 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.