• Eileen Rivera-Esquilín

Toni Costa y Natalia Lugo unen sus pasiones en escena


LAS OPORTUNIDADES son como un tren que nos pasa por el frente, momentos que no vuelven y a cuyo paso hay que usar el instinto para tomar el que más nos conviene y llegar a la próxima estación.

Así piensa Toni Costa. Sin proponérselo, el baile le cambió la vida y lo llevó a Miami desde España para participar en un programa de televisión en el que conoció al amor de su vida quien, a su vez, le ha dado el privilegio de debutar como padre mientras se estrena también como actor, en Puerto Rico -el país de ella- como intérprete, precisamente, de Juan Ponce de León, el legendario gobernador que vivió en la Isla a principios del siglo XVI.

Así está descubriendo una vena de actor que no sabía que tenía. De repente, le llegó una oportunidad que aceptó con mucho entusiasmo y para la que lleva preparándose hace poco más de un mes. Fue mientras ofrecía una clase de zumba en la Isla cuando la productora Wanda Colón se le acercó con la propuesta de darle vida a Ponce de León. Luego de pensar que “ella estaba loca”, entendió que era “una ventana que se abría y que había que aprovecharla”.

“Como se trataba de un musical, pensé que me sentiría más cómodo en el proyecto y lo enfrenté. Además, por tratarse de un personaje español tampoco tenía que trabajar con mi acento. Claro, había que actuar y eso es un mundo completamente nuevo para mí, pero muy ilusionado”, dice Toni durante unos de los ensayos de la pieza de teatro-musical Juan Ponce de León: Bitácora de un Gran Explorador, que se presentará desde este próximo miércoles -y hasta el viernes 21 de octubre-, en funciones a las 9:30 a.m., en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico, con un elenco que incluye a Natalia Lugo, Omar Nieves, Javier Iván, Delmar Rodríguez, Luis Adrián y Luis Miguel Mejías.

Una vez recibió el libreto, su pareja -la actriz Adamari López-, le dio mucha confianza y uno que otro consejo. Entre otras cosas, le dijo que “fuera dueño de sus escenas y que se dejara dirigir”.

“Me dijo ‘déjate llevar que tienes un gran director -Gil René- y aprende de tus compañeros. Vocaliza, proyecta la voz para que te escuchen en todos los rincones del teatro’. Me recomendó que me lo disfrutara, aprendiera mucho y es lo que estoy haciendo”, dice.

"Esta es una nueva etapa y eso me ha lanzado a tomar clases de interpretación, de dicción. Voy a prepararme más y haré ‘castings’ para series, novelas… quién sabe. Puede ser un futuro, claro que sí”

Toni Costa

Una vez se enfrentó al libreto -agrega- se identificó con Ponce de León por su apego a la familia. Además, porque “era autoritario, valiente, con presencia…”. “Yo soy así, echa’o para delante. No tengo nada que perder y mucho que ganar. Él tiene mucha participación en la obra y se basa todo en eso, en la relación que tuvo con su mujer ‘Leonor’, su hija ‘Juana’ y la rivalidad con ‘Diego Colón’. Claro que también está el Ponce de León pícaro y apuesto que coquetea con su esposa. Esto, entrelazado con el baile y el canto, la convierte en una obra bien completa, muy divertida e interesante… Así que el público infantil que nos vendrá a ver -y también el público en general- la encontrará muy entretenida”, explica el bailarín, natural de Valencia.

¿El mayor reto del proceso? Sin duda, el baile no lo es, aunque dice no es su estilo. Sí lo encontró en el canto, contrario a Natalia -su pareja de escena- que es cantante, pero no bailarina.

“Ahí nos apoyamos de parte y parte. Sí pensaba que iba a tener problemas memorizando tanta línea, pero no, parece que de tanto leerlo y escucharlo se me quedó. Creo que lo fuerte ha estado en la interpretación, en tratar de transmitir naturalidad en cada una de las líneas. Sí he aprendido, gracias a los consejos de todos, que te ayuda mucho el pie que te da el otro personaje y en cómo le vas a responder para que transmitas naturalidad, que no se vea forzado. Claro, como es de época, sí hay sus momentos en que hay que levantar la voz, pero es parte del papel del explorador”, apunta.

Observar a todos sus colegas durante los ensayos ha sido su mejor escuela. Con Gil René, explica, ha podido mejorar significativamente el poder transmitir efectivamente los sentimientos del personaje.

“Aprendí que con él no se suelta el libreto aunque ya lo hayas memorizado, porque si dices ‘además’ pero era ‘también’, él te lo va a corregir. No ha sido duro conmigo aunque sabe que nunca he actuado y se lo agradezco, pero cuando ha tenido que ser claro y me ha llamado la atención por algo, he tomado nota y lo hago así, como él dice, por algo es el director”, reitera.

Y aunque no lo buscó, ahora que ha probado la actuación dice confiado que sí, que seguirá preparándose y que ya tiene en agenda una nueva obra de teatro para el año entrante.

“Claro que voy a seguir. Cuando empecé a bailar de pequeño, nunca pensé que iba a llegar a la televisión y que me iba a dedicar a eso. Como tampoco pensé que iba a llegar a Miami, que iba a experimentar con zumba y que iba a trabajar en eso. Esta es una nueva etapa y eso me ha lanzado a tomar clases de interpretación, de dicción. Voy a prepararme más y haré ‘castings’ para series, novelas… quién sabe. Puede ser un futuro, claro que sí”.

Toni es arriesgado al 100%. Para él “la vida es un tren y si no lo agarras, no vuelve”. Está claro en eso y se lo repite todos los días. Y cuando mira atrás, piensa que hace apenas cinco años llegó a Miami solo para hacer un programa de televisión y hoy, está a punto de debutar como histrión, nada menos que un escenario de tanto prestigio como el del Teatro de la UPR.

“Y que no es en cualquier obra, es en una pieza que trata de parte de la historia de Puerto Rico, en donde me han tratado súper bien y en donde he tenido mucha aceptación gracias a mi pareja y eso lo valoro mucho y lo agradezco”, agrega el bailarín, quien se ha refugiado en Facetime para poder ver cada vez que puede a su hija -la famosa Alaïa- durante su estadía en la Isla. Al momento, desconoce si Adamari podrá venir a una de las funciones por cuestiones de horario y su trabajo en Telemundo. La que si llega mañana lunes a San Juan es su madre, Carmen Lozano, quien no se quiere perder a su hijo en escena.

“Toni tiene mucha apertura”

Mientras, el experimentado director y actor Gil René Rodríguez destaca que Toni “tiene algo maravilloso y es que sigue instrucciones”. Sabe que tiene un desconocimiento pero no intenta taparlo, al contrario, tiene una apertura.

“Me llama y me pide que le grabe su monólogo, se lo lleva, hace su asignación y al otro día lo hace de nuevo y se ve una mejoría. Tiene muy buen oído, hace su trabajo, está dedicado las 24 horas a esto. Le estoy trabajando con el volumen, que abra la boca, que según baila, proyecte. A mí me place mucho enseñar, esa es mi vocación. Todo lo que puedo lo enseño, me siento muy útil haciéndolo”, agrega el autor del texto de la pieza.

Sobre la puesta en escena explica que, como hay tantas versiones pero se ha visto poco sobre la historia de Ponce de León, decidió basar el libreto en su rivalidad con Diego Colón -hijo del almirante Cristóbal Colón-, quien aparentemente fue quien empezó a comentar que la gestión de Ponce de León era ir en busca de la mítica fuente de la juventud. “Claro, van a ver parlamentos que son inventos míos y que desembocan en una canción, es lo que llamamos teatro-musical”, explica.

Así las cosas, la pieza teatral se mueve desde la música de corte y la danza, hasta la mazurca, la plena y la bomba. Con esto, el director busca darle un poco de color a la historia para interesar al espectador en la investigación del tema y se hagan su propia opinión.

“Que salgan de allí pensando, ‘¿pero tal cosa ocurrió de verdad?’, y que se interesen por la lectura de estos temas. Van a ver una pieza con las impresiones de Gil René respecto a lo que encontró sobre esta historia. Aquí las canciones no adelantan la trama, simplemente la ilustran”, reitera.

Su pasión desmedida por el teatro-musical tiene una explicación: él no estudió teatro, sino música. Esa es su base y aunque no es un “músico terminado” puede leerla, toca piano, flauta… Así pues, cuando lee un texto al que le encuentra cierta musicalidad, si el productor se lo permite, la lleva hacia eso.

“Leonor” la esposa de “Juan”

Y precisamente por tratarse de un musical, fue que la actriz, cantante y bloguera Natalia Lugo aceptó este proyecto, pues es uno de sus géneros favoritos. De hecho, se confiesa una ‘junkie’ de los musicales de Broadway.

Esta vez interpreta dos personajes, “Leonor” y “Yuiza”, una taína bien revolucionaria y rebelde, que se atrevió a estar en contra de los españoles. “Ese reto me llamó la atención de inmediato. Porque es una mujer poderosa, en control y que la veían como líder. Mientras, ‘Leonor’, la esposa de ‘Juan’, es muy dedicada a su familia, a su esposo, y es un personaje muy lindo. Para meterme más de lleno en el personaje, estudié la época y el acento porque ella tiene otro porte, otra forma de hablar, más de jerarquía… Siempre es bueno explorar otros mares”, explica.

Aunque su norte sigue siendo la música, Natalia está muy interesada en continuar combinando facetas a mediano y largo plazo. De hecho, para esta puesta en escena escribió un tema (danza) que lleva por nombre “Hasta el final”, que dicho sea de paso baila con Toni en escena.

“Al principio me intimidaba bailar con él, porque baila espectacular, pero ya me estoy soltando. Él es excelente, es muy abierto, tenemos mucha química y está presto para aprender. Dice que no tiene experiencia, pero sabe lo que tiene que hacer, lo he visto transformarse”, termina.

#Costa #Natalia #GilRené

297 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.