Ojalá, Mónica, ojalá...

No, no se trata solo de deporte, no es asunto solo de la victoria en el partido final de la competencia de tenis de las Olimpiadas de Rio, no es cuestión solo de la primera medalla de oro en la historia de Puerto Rico en las justas deportivas más importantes del orbe. No, el triunfo de ayer de Mónica Puig no es solo eso, es mucho más y debe ser mucho más si es que deseamos de verdad que el juego que hemos jugado desde hace más de medio siglo -ese jugar a ser país- deje de ser

Mónica Puig y la metáfora de su triunfo de hoy

A Daniel Andrés y Nelly Jo... Dos cosas me hacen escribir ahora de algo de lo que no suelo escribir, del deporte, en este caso del triunfo de hoy de Mónica Puig en las Olimpiadas, victoria que no solo representa ya una medalla, sino que ha provocado una euforia en Puerto Rico como hace mucho tiempo no ocurría. La primera razón detrás de esta breve reflexión es Daniel Andrés, mi nieto de casi nueve años, quien me contó hace un momento la manera como vivió en su escuela este ep

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram