"Augur", a escena el arte de la improvisación

DE ALGUNA MANERA la vida es una improvisación perpetua, es un incierto y constante ir de momento en momento, en el que cada instante es presente para dejar de serlo con el instante siguiente. Así en la vida como en el arte, Karen Langevin ha navegado conscientemente desde hace al menos treinta años, desde que se desenamoró “de la danza, del preciosismo de la coreografía, del ego” y descubrió en la improvisación corporal la respuesta idónea a sus necesidades de expresión. Ese

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram