top of page
  • Foto del escritorMario Alegre-Barrios

“L’Elisir d’Amore” sube a escena este sábado con un elenco integro de talento local

Actualizado: 17 nov 2023



COMO UN NUEVO testimonio de la apuesta imperecedera a la vigencia de la buena música en medio del fragor del ruido adormecedor que marca el ritmo de la modernidad “musical” desbocada que nos toca vivir, Ópera de Puerto Rico cumple fielmente con su acostumbrada cita anual con la presentación de “L’Elisir d’Amore” —la célebre obra de Gaetano Donizetti— en una única función con todos los elementos escenográficos y de vestuario este sábado 18 de noviembre a partir de las 8 p.m. en la Sala de Festivales Antonio Paoli, de Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré.


El elenco integrado totalmente por talento local consta de la soprano Anaïs Mejías y el tenor Ángel Vargas en los papeles estelares, acompañados por el bajo Ricardo Lugo, la soprano Elizabeth Rodríguez y el barítono César Méndez —todos ellos no solo colegas, sino también amigos egresados del Conservatorio de Música de Puerto Rico— con un coro de 28 voces preparados por Jo Anne Herrero, bajo la dirección escénica de Gilberto Valenzuela, autor también del diseño de esta producción de Carlos Carbonell. La Orquesta Sinfónica de Puerto Rico tendrá al maestro Roselín Pabón en el podio.


Con un argumento que no pasa de moda y una partitura llena de hermosas melodías que apelan a todo público —entre ellas la de la celebre aria “Una furtiva lágrima”— esta ópera se ha consolidado como una de las favoritas de todos los públicos desde su estreno en 1832 en l Teatro Lírico de Milán, en Italia.


“L’Elisir d’Amore” es en síntesis una comedia romántica sobre un campesino ingenuo, enamorado perdidamente de una rica hacendada, que sucumbe a las promesas de un charlatán que vende vino tinto haciéndolo pasar como un milagroso elixir para despertar el amor. La comedia se complica con la llegada al pueblo de un regimiento encabezado por un sargento narcisista y la imprudencia de una chica interesada en pescar un novio adinerado.


En esta producción, Ángel Vargas —cuya simpática personalidad y poderosa voz causaron sensación cuando participó en las competencias del Metropolitan Opera, y que lleva tiempo preparando este rol con los mejores profesores de Italia— da vida a “Nemorino”, el ingenuo enamorado, que a través de la historia ha sido un papel predilecto todos los grandes tenores ya que les ofrece una oportunidad de salirse de los héroes que mueren trágicamente y, por el contrario, hacen reír al público con sus peleas con la desdeñosa “Adina” —Anaïs Mejías—, su borrachera en escena y, sobre todo, interpretar la ya mencionada aria “Una furtiva lágrima”.


“Adina” al principio no le hace caso, pero que, como en toda comedia romántica, acaba por enternecerse y enamorarse de “Nemoriano” al descubrir que éste se ha unido al ejército con tal de tener dinero para comprar el falso “elíxir de amor.” El personaje exige que la soprano pueda ser coqueta, graciosa y, finalmente, tierna.


Esta “Adina” marca el regreso de Anaïs a los escenarios locales donde ha triunfado en “La Boheme”, “Cosi fan tutte” y “Otello”. En Italia, participó en la producción de “L’Elisir d’Amore” que se presentó en el Festival de Buseto, ciudad natal del compositor.


El elíxir del título (o sea, el vino tinto) llega al pueblo en manos del embustero “Doctor Dulcamara”, que promete curas milagrosas a males físicos y emocionales. Para este personaje, una de las máximas creaciones cómicas en el repertorio operístico, Ópera de Puerto Rico tiene el privilegio de contar con Ricardo Lugo, nuestro bajo del Metropolitan Opera, cuya genial interpretación del comiquísimo personaje titular de “Don Pasquale” ha sido uno de los momentos realmente memorables en la trayectoria de Opera de Puerto Rico. Junto a Anaïs cantará una de las melodías más reconocibles de esta ópera, que fuera de su contexto original, es conocida en nuestro país como “La vuelta a la escuela” (Cual bandadas de palomas…).


El narcisista “Sargento Belcore”, convencido de que es irresistible para todas las mujeres, representa para “Nemorino” un rival por el amor de “Adina”, pero también la oportunidad de unirse al ejército y ganar así el dinero que necesita para pagar el elixir. Como todos los personajes de esta ópera, tiene que arrancar risas mientras se pavonea para impresionar a las damas, pero también tiene que dominar la técnica vocal para cantar arias, dúos y conjuntos de gran dificultad. Esta responsabilidad recae en el barítono César Méndez, triunfador en los teatros de España, Italia y Rusia, que combina la habilidad histriónica, con presencia escénica y una voz aterciopelada.


Completa el elenco la burbujeante soprano Elizabeth Rodríguez, como “Gianetta”, la pizpireta amiga de “Adina” que, al revelar a las chicas del pueblo un secreto sobre “Nemorino”, provoca un cambio en la relación entre los personajes principales.


Esta puesta en escena tratada la acción —gracias a la dirección y el diseño de producción de Gilberto Valenzuela— a una hacienda cafetalera de Puerto Rico a finales del siglo XIX, cuando el ejército español interactuaba con los criollos y la fiesta del acabe constituía la gran celebración de nuestra gente de la montaña.


Los boletos para esta función están a la venta en Ticket Center y en la taquilla del CBA Luis A. Ferré.


150 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page