• Mario Alegre-Barrios

La Sinfónica inicia su temporada luego de 'Irma'


LUEGO DE UNA SEMANA de caos –que no de tragedia para nosotros como sí lo ha sido para varias islas vecinas y parte de la Florida– urge retomar la cotidianidad, esa que por muy adversa que sea, es un poco –muy poco– menos áspera que la que nos dejó el paso de “Irma”.

Con la posposición obligada de su jornada inaugural, la nueva serie de abonos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico se iniciará este sábado 16 de septiembre a las 7 p.m. con el que hubiese sido el segundo programa de la temporada, con el maestro Maximiano Valdés en el podio y el pianista español Joaquín Achúcarro como solista en el Concierto para piano en sol mayor de Maurice Ravel.

La velada se iniciará con la pieza orquestal “Turey-areito”, de Héctor Campos-Parsi, y finalizará con la primera de las sinfonías –la escrita en la tonalidad de si bemol mayor– titulada “Primavera”, de Robert Schumann.

El maestro Achúcarro comenzó su carrera musical a los 13 años y desde entonces ha trabajado en 61 países, tanto en recitales como solista con las más importantes orquestas, entre las que destacan la New York Philharmonic, la Chicago Symphony, la London Symphony, la Orquesta Nacional de Francia, la de Santa Cecilia de Roma y la Orquesta Nacional de España.

Tal como lo había anunciado en la rueda de prensa en la que se dio a conocer el contenido de la serie de abonos, el maestro Valdés reiteró que “en el curso de esta temporada estaremos recordando al eminente compositor puertorriqueño Héctor Campos Parsi de quien se conmemora el vigésimo aniversario de su fallecimiento”. “En esta ocasión la orquesta presenta ‘Turey-areito’, breve y brillante composición del maestro, comisionada en 1984 para el Festival Casals. Campos se vale de los antepasados taínos, como lo hizo antes en ‘Urayoán’ y ‘Petroglifos’, para reconstruir una realidad imaginada”, añadió el maestro Valdés.

Por lo que respecta a la obra de Ravel, este concierto para es una pieza fuertemente influenciada por el jazz estadounidense que el compositor vino a conocer durante una gira de conciertos de los Estados Unidos en 1928. A pesar de que las armonías y lenguaje jazzísticos abundan en el primer y tercer movimientos, la obra contiene elementos característicos del lenguaje raveliano, como la transparencia en la escritura orquestal y la rica invención melódica y tímbrica.

Para su sinfonía "Primavera”, Schumann se inspiró en un poema del escritor de Leipzig Adolf Böttger, y originalmente sugirió títulos para cada uno de los movimientos. “Esta primera sinfonía del compositor alemán está imbuída de los ideales que caracterizaron el romanticismo. Su música es de gran belleza, llena de magníficas melodías e impregnada de una alegría que quiere simbolizar el nacimiento de la primavera”, comentó Valdés.

“Aprovechamos para invitar al público al ensayo abierto que ofrecemos, el viernes antes del concierto, a las seis de la tarde en la Sala Sinfónica Pablo Casals. El público tendrá la oportunidad de escuchar parte de las obras que se ensayan con explicaciones en vivo. La entrada es libre de costo”, finalizó el director titular de la OSPR.

Los boletos para el concierto están disponibles a través de Ticketpop (787) 294-0001 y/o de la boletería de la Sala Sinfónica (787) 723-5005 extensión 13043.

#Sinfónica #música #Maximiano

35 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.