• Mario Alegre-Barrios

'La colmena' sin censura para celebrar el siglo de Camilo José Cela


CON UN LUGAR de privilegio en el canon de la literatura española, Camilo José Cela se hubiese convertido en centenario el año pasado, hito cronológico que no palidece ante su muerte en el 2002 y que ahora celebran en comunión la Academia de la Lengua Española, la Asociación de Academias de la Lengua Española —con la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española incluida— y la editorial Alfaguara —parte de Penguin Random House Grupo Editorial— con la publicación de la edición conmemorativa de la novela “La colmena”, una de las obras más destacadas del escritor español.

La presentación se llevará a cabo este jueves 31 de agosto a las 7:00 p. m. en la sede de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, en el tercer piso del Cuartel de Ballajá, en el Viejo San Juan, y estará a cargo del escritor, Dr. Edgardo Rodríguez Juliá.

Esta reedición de “La colmena” —novela que se desarrolla en el Madrid franquista de 1943— está caracterizada por la singularidad histórica de ser la primera vez que es publicada tal y como fue concebida y escrita originalmente por Cela, quien por presión del régimen fascista del general Francisco Franco, tuvo que publicar inicialmente esta obra en Buenos Aires —en 1951— luego de haber suprimido varios pasajes, mayormente de índole, sexual. No sería sino hasta varios años después —y aun sin incluir varios de los episodios más polémicos— que se publicó finalmente en España.

Cela —ganador del Nobel de Literatura, el Premio Cervantes y el Príncipe de Asturias de las Letras—, no reintegró los fragmentos eliminados, ni siquiera al finalizar la dictadura de Franco, en las muchas ediciones que se publicaron luego. No es sino hasta esta edición de Alfaguara que se incluyen fragmentos inéditos censurados y autocensurados del manuscrito de 1946, los que fueron editados en esta ocasión por Adolfo Sotelo-Vázquez, decano de la facultad de Filología de la Universidad de Barcelona y director de la cátedra Camilo José Cela de Estudios Hispánicos de la Universidad Camilo José Cela.

Con Edgardo

Para Edgardo Rodríguez Juliá esta edición de “La colmena” es “muy buena, crítica, muy completa y útil, sobre todo para los estudiosos de la novela española de la posguerra”.

—Hay unos datos interesantísimos que yo no conocía… por ejemplo, el manejo del manuscrito entre 1946 y 1951, cuando finalmente se publica en Argentina —comenta—. Hay varias instancias quizá hasta trágicas… la novela tiene mucha autocensura, así como la censura del gobierno de Franco. Esto se ve muy claramente en la edición manuscrita original, incluida de manera facsímil en esta edición. Es muy gratificante estar frente a la obra tal y como la concibió el autor. Se trata de una novela que da un gran testimonio de lo que es la censura en las dictaduras. Casi todos los pasajes censurados tienen que ver con la sexualidad y eso es muy interesante también. Aunque la hay, no es tanta la censura abiertamente política. Es una censura moralista, muy de esa época.

—En tu canon de autores… ¿qué lugar ocupa Cela?

—Debo reconocer que estoy sorprendido de que la Academia Española haya decidido, para esta edición conmemorativa, publicar “La colmena” y no “La familia de Pascual Duarte”, la primera novela de Cela y la que, para mí, es la más importante —comenta Edgardo—. “La colmena es una novela muy difícil, de lectura difícil, de comprensión difícil… a veces hay un poco que adivinar las intenciones de Cela con esta escritura que recuerda la de Baroja, por la cantidad de personajes.

Edgardo —quien el año próximo podría estar publicando en España una novela sobre el Santurce de los años 50 y 50 del siglo pasado— añade que “a veces el lector de ‘La colmena’ puede perderse y no tanto porque la trama sea muy compleja, que lo es, sino porque las caracterizaciones son muy borrosas”.

—Termina uno sin conocer bien muchos personajes, algunos solo a medias, pero, por otra parte, esa fue la intención de Cela —dice—. Como lo dice el título, se trata de una colmena, con una simultaneidad de identidades muchas veces indiferenciables. Y esto, para un lector común, es muchas veces un poco cuesta arriba. Todavía estoy un poco en la perplejidad de por qué la Academia Española de la Lengua escogió “La colmena”, antes que La familia de Pascual Duarte. Aun así, es una novela muy importante en la trayectoria de Cela y de la literatura española, sin duda.

Con Magali

Por su parte, la escritora Magali García Ramis, dice que —como miembro de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española— ha estado muy relacionada con el proyecto que deviene en esta edición conmemorativa de “La colmena”.

—Esto da continuidad al plan de la Academia Española de hacer ediciones especiales con la participación de la Asociación de Academias de la Lengua Española, para conmemorar grandes obras o grandes escritores de nuestra lengua —dice—. Esto comenzó más o menos desde el 2005 y me llama mucho la atención que, de los más o menos nueve libros que se han hecho, solo dos son de autores españoles: “El Quijote” y éste. Todos los demás son de autores latinoamericanos. Es muy interesante que se pongan de acuerdo para esto, porque es una manera de validar que hay muchas maneras de hablar el español y que lo que ellos aquilatan no es solo el rigor filológico y el carácter divulgativo, sino también que sean libros que la gente pueda disfrutar como literatura cimera de cualquiera de nuestros países.

Magaly destaca que “los cien años del nacimiento de Cela merecían recordarse de esta manera”.

—Yo había leído “La familia de Pascual Duarte” y no es hasta que ahora que me metí ‘de cabeza’ con “La colmena” —dice—. En el proceso descubro, no sin sorpresa, que Cela, un escritor relativamente mayor, acepta su papel en los medios de comunicaciones y va constantemente a la televisión y hace entrevistas con todo el mundo para llamar la atención sobre él y su obra, cuando ya tenía todos los grandes premios a los que un escritor puede aspirar.

Asimismo, Magaly comenta que la versión cinematográfica de “La colmena” fue un éxito de taquilla y ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín. El propio Cela tomó parte en este largometraje en el papel de “Matías”.

—Esta edición conmemorativa es muy interesante, no solo por la novela misma, sino también por los ensayos críticos que la acompañan —añade Magaly—. En el proceso vi una entrevista a Cela en la que habla de su amistad con Pablo Picasso. Me puse a buscar lo que estaba pintando Picasso para el 46, que es cuando Cela envía “La colmena” a los censores, y encontré varias pinturas que perfectamente se hubiesen podido usar para ilustrar la novela. Es interesantísimo ver cómo en esos años de la posguerra, mientras otros países miraban —aunque desde la destrucción— el futuro con optimismo, en España no había esa esperanza por el doble yugo de la iglesia y el estado fascista… y esto es lo que Cela nos muestra. Después de “El Quijote”, el libro más traducido de toda la literatura española es “La familia de Pascual Duarte” y esto nos da la justa medida de la estatura literaria de Cela.

#Cela #literatura #colmena #Edgardo

55 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.