• Mario Alegre-Barrios

Krzysztof Penderecki: "Amo mi música y no cambiaría nada..."


FUE AL INICIO del nuevo siglo –del nuevo milenio– cuando conversamos por última vez, luego de casi una década de visitas anuales ininterrumpidas a la Isla como director artístico del Festival Casals. Fue en ese año –en el 2000– la última vez que el maestro polaco Krzysztof Penderecki dirigió aquí, luego de haber estado en la Sala de Festivales Antonio Paoli del CBA Luis A. Ferré en 1999 a la batuta –por segunda ocasión– de su célebre Credo, que había estrenado en el Bach Festival de Oregón en 1998 y cuya composición comenzó precisamente en Puerto Rico en 1997.

Diecisiete años después nos volvimos a encontrar, poco antes del inicio del ensayo coral del pasado lunes de su Credo –obra con la que este sábado a las 8 p.m. se inaugura una nueva edición del Festival Casals en la Sala de Festivales del CBA Luis A. Ferré–, acompañado como siempre de su esposa Elzbieta, con quien ha estado casado durante 51 años y que también dejó su huella durante las últimas ediciones del siglo XX del festival fundado por don Pablo Casals hace 61 años.

Considerado como uno de los compositores más célebres del siglo pasado y lo que va del actual, el maestro Penderecki –quien en noviembre pasado arribó a los 83 años de edad– recuerda con nostalgia y cariño su era al frente del Casals y reconoce que hasta hace un año estaba muy lejos de imaginar que regresaría a la Isla y que solo fue cuando se encontró en marzo pasado en Varsovia con el maestro Maximiano Valdés que comenzó a contemplar la idea de este retorno.

–Mi carrera ha sido sumamente estable –asevera el maestro que compuso su primera obra a los 20 años, en 1933, una sonata para violín y piano–. Desde hace más de sesenta años no he dejado de componer o de dirigir. Siempre siento una satisfacción muy grande al regresar a lugares que no solo conozco, sino que también han sido importantes en mi vida y Puerto Rico es uno de ellos. Guardo muy buenos recuerdos de mis años aquí. En verdad, me siento muy bien y muy complacido de que mi música se siga tocando tanto alrededor del mundo, algo que es el ideal de todo compositor.

Con cuatro premios Grammy –el más reciente hace apenas dos semanas en la categoría de “Mejor Álbum de Música Coral” por su grabación “Penderecki conducts Penderecki”– y dieciséis nominaciones al galardón musical más prestigioso del orbe, el maestro polaco dice que después de 17 años de su partida de Puerto Rico había perdido contacto con la Isla.

–Nos ha dado un gusto enorme volver a ver tantos rostros familiares, como a Mercedes Gómez –interviene Elzbieta en alusión a quien fue la directora ejecutiva de la Corporación de las Artes Musicales durante los años de ellos vinculados al Casals-. Todavía nos falta ver y saludar a muchas personas y esperamos hacerlo en los días que tenemos por delante.

"La notación del 'Credo' es muy clásica y por eso no hay muchas posibilidades de hacerlo diferente a como fue escrito. Es un honor hacerlo de nuevo con este coro (la Coral Filarmónica de San Juan), dirigido por Carmen Acevedo, quien es una gran directora coral, y con la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico"

Krzysztof Penderecki

–Fueron cerca de diez años viniendo durante un mes en cada uno de ellos para la celebración del Festival, por lo que regresar para tomar parte precisamente en uno de sus programas me da un gusto inmenso –dice el maestro Penderecki-. Le agradezco al maestro Maximiano Valdés la invitación que ha hecho posible este retorno. Para mí es difícil decir qué de todo lo que se vivió en esos años fue lo mejor para nosotros. Fueron muchos conciertos, muchos grandes artistas los invitados, muchos momentos memorables y entre ellos, sin duda, el hecho de que fue aquí donde comencé la composición del Credo, en 1997, que me comisionó el maestro Helmuth Rilling.

Aunque el Credo es una de sus obras más célebres –también ganadora del Grammy en el 2001– el maestro Penderecki no duda en mencionar entre las más significativas de su prolífico repertorio La Pasión según San Lucas –estrenada en 1966 y que reconoce como su “primera gran obra”–, sin dejar de reconocer que todas y cada una de las que ha creado tienen algo de su vida.

–Son alrededor de setenta obras las que he escrito, entre ellas también cuatro óperas, el Treno para las víctimas de Hiroshima, varias sinfonías y obras corales, varios oratorios y bastante música de cámara –señala–. Hay dos lugares fundamentales donde compongo: nuestro hogar en Cracovia y en nuestra casa de campo en Luslawice, donde también tengo mi arboreto, que tan importante es para mi vida.

–Ahí, en Luslawice, está también The Krzysztof Penderecki European Centre for Music, inaugurado en el año 2012 –comenta Elzbieta–. Es un campus espectacular y moderno, en siete hectáreas, con una sala de conciertos para 800 personas con una acústica maravillosa, justamente frente a nuestra casa de campo. Este es un centro con los mejores maestros como profesores, dedicado a estudiantes de música talentosos al que pueden solicitar personas de todo el mundo.

Respecto a esta nueva aproximación a su Credo, 18 años después de haberlo hecho en Puerto Rico, también con la Coral Filarmónica de San Juan, dirigida por la profesora Carmen Acevedo Lucío –agrupación en la que ahora cantan varios coralistas que en 1999 interpretaron la obra, pero como parte del Coro de Niños de San Juan–, el maestro Penderecki señala que, sin duda, con cada acercamiento “aprende un poco más y más de la obra”, aunque haya sido él quien la compuso.

–No hay límite de hecho para aprender una pieza –cometa–. La notación del Credo es muy clásica y por eso no hay muchas posibilidades de hacerlo diferente a como fue escrito. Es un honor hacerlo de nuevo con este Coro, dirigido por Carmen Acevedo, quien es una gran directora coral, y con la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. Los solistas son de Polonia y están muy familiarizados con la obra.

Respecto a lo que lo hace despertar cada mañana con las ilusiones intactas, el maestro Penderecki dice que, sin duda y con una vida tan larga, prácticamente casi todos los grandes sueños que ha tenido se han hecho realidad, pero que aún le quedan muchos por alcanzar porque los anhelos y los retos nuevos no dejan de llegar.

–Hay obras que todavía no escribo que deseo componer y otras en las que estoy en pleno proceso –dice en referencia a lo que lo mantendrá ocupado durante todas estas mañanas, antes de los ensayos vespertinos para el concierto del sábado–. Estoy escribiendo en alemán un ciclo de canciones japonesas, muy hermosas y líricas del siglo VII, de unos cuarenta minutos de duración, para estrenarse en la apertura de la nueva sala de la Filarmónica de Dresde, el 28 de abril próximo. También estoy inmerso en la escritura de una obra para la Ópera Estatal de Viena. Amo mi música y no cambiaría nada… me encanta dirigir, pero sin duda prefiero componer.

(Nota al calce: El programa inaugural del Festival Casals este sábado solo constará del "Credo" del maestro Penderecki, obra que se tocará sin pausa, por lo que, una vez comenzada a las 8 p.m. en punto, NO se permitirá a nadie la entrada a la Sala de Festivales. Los responsables de la administración del Centro de de Bellas Artes Luis A. Ferré han sido muy enfáticos en esto. Avisados están los que acostumbran llegar tarde y entran a la sala repartiendo saludos como reinas de belleza).

FESTIVAL CASALS / PROGRAMA

Sábado 25 de febrero – 8 p.m.

“Credo” / Krzysztof Penderecki

Orquesta Sinfónica de Puerto Rico / K. Penderecki

Coral Filarmónica de San Juan / Carmen Acevedo Lucío

Iwona Hossa y Ewa Vesin, sopranos; Agnieszka Rehlis, mezzosoprano; Rafal Bartminski, tenor; Tomasz Koniesczny, bajo

Coro de Niños de San Juan / María Gabriela Fernández

Domingo 26 de febrero – 4 p.m.

Cuartetos para cuerdas núm. 11 Op. 122 y núm. 9 Op. 117 / Dimitri Shostakovich

Cuarteto para cuerdas núm. 14 Op. 132 / L.V Beethoven

Borodin Quartet

Jueves 2 de marzo – 8 p.m.

Sonatas núm. 2, Op. 131, “La Tempestad”; núm. 3, Op. 31, “La Caza”; núm. 2 Op. 14; Op. 53, “Waldstein” / L.V. Beethoven

Rudolf Buchbinder / piano

Viernes 3 de marzo – 8 p.m.

Obras para guitarra de Guiliani, Ponce, Paganini, Llobet y Neikrug

Luckaz Kuropaczewski / guitarra

Sábado 4 de marzo – 8 p.m.

“The Circle of Creation” / J.S. Bach

Tafelmusik

Domingo 5 de marzo – 4 p.m.

(Teatro de la UPR)

Recital gratuito

Andrés Mojica / órgano

Miércoles 8 de marzo – 8 p.m.

(Se repite el viernes 10 en el Teatro Yagüez en Mayagüez)

Trío Op. 92 “Archiduque” / L.V. Beethoven; “Pastoral” y “Poeme” / Pablo Casals; “Requiebros” / Cassadó; Trío núm. 4, Op. 90, “Dumky”

Corey Cerovsek / violín; Emilio Colón / violonchelo; Gabriela Martínez / piano

Jueves 9 de marzo – 8 p.m.

Obras de Leclair, Bartók, Spohr, Wieniawski, Prokofiev, Massenet, Bernie/Pinkark

Gil Shaham y Adele Anthony / violines

Sábado 11 de marzo 8 p.m.

“El castillo de Barbazul”. Op. 11 / Bela Bartók;

Concierto para violín y orquesta / L.V. Beethoven

Orquesta Sinfónica de Puerto Rico / Maximiano Valdés

Michelle De Young / mezzosoprano

John Relya / bajo

Gil Shaham / violín

#Penderecki #Casals #música #Credo

161 vistas

© 2016 Esto es el agua... / Creado por www.marka2pr.com

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis.